Exposición ‘Sin biodiversidad no hay vida’ en la Universidad Pablo de Olavide

Fecha: Del 5 al 9 de abril de 2021

Lugar: Sala de exposiciones de la Biblioteca (Edif. 25, 1ª planta). Biblioteca. Universidad Pablo de Olavide

Horarios de visita: 8:30-15:00

Protocolo de acceso covid: En todo momento las personas que accedan a la exposición deberán seguir las indicaciones del personal de la biblioteca. Es obligatorio llevar puesta la mascarilla para acceder a la biblioteca y  uso del gel hidroalcolico para las manos.  Las personas que accedan a la biblioteca para visitar la exposición tendrán que dejar sus datos en la entrada con el objetivo de poder rastrear posibles casos COVID. Si tienes síntomas o sospechas de tener síntomas covid te pedimos que #tequedesencasa.

* El sábado 10 de abril, y en horario de mañana, se podrá visitar en la zona ajardinada de los edificios 22, 23 y 24.

Con esta iniciativa Ecologistas en Acción pretende concienciar acerca de la relevancia de conservar la diversidad en los ecosistemas.

Durante este año, Ecologistas en Acción quiere sensibilizar sobre la pérdida de biodiversidad a nivel global. La exposición ‘Sin biodiversidad no hay vida‘ se instalará en diversos espacios de Sevilla y municipios de la provincia.

Concretamente la exposición se podrá visitar en abril en Sevilla, en la Universidad Pablo Olavide, en el Viso del Alcor, Alcalá de Guadaira, Marchena, Arahal y Morón de la Frontera.

Esta exposición pretende sensibilizar sobre la pérdida de biodiversidad a una sociedad civil que, en general, desconoce la magnitud del problema y reclamar a las administraciones públicas la adopción de medidas contundentes para frenarla. Se ha elegido el lema «Sin Biodiversidad no hay vida» para dar a conocer la importancia de la biodiversidad y la degradación de los servicios Ecosistémicos que conlleva su desaparición, un tema especialmente preocupante en las ciudades. Si hay un entorno donde las personas deberíamos recuperar servicios ecosistémicos perdidos y fomentar la presencia de la biodiversidad, es en los lugares muy antropizados, como la ciudad. En ella las redes naturales se concentran y los efectos del cambio global son más patentes y extremos.

En 2011, los líderes a nivel internacional se comprometieron en la Conferencia del Convenio sobre la Diversidad Biológica celebrado en Nagoya (Japón) a frenar la pérdida de biodiversidad y la degradación de los Servicios Ecosistémicos antes de 2020. Ya hemos pasado esa fecha límite y no sólo no se han conseguido esos objetivos, sino que seguimos perdiendo biodiversidad a pasos agigantados. En mayo de 2020 la UE presentó la «Estrategia de la UE sobre la biodiversidad» de aquí a 2030. El objetivo es «reintegrar la naturaleza en nuestras vidas». Un camino que hay que empezar a recorrer cuanto antes.

La destrucción de nuestros ecosistemas tiene consecuencias fatales para el planeta y la supervivencia de la especie humana, y lo hemos podido comprobar con la proliferación de pandemias, como la de la COVID-19. Un año después de la llegada del SARS-CoV-2, las conclusiones científicas sobre su relación con el cambio global son abrumadoras. Según María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, el 70 % de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación. Virus como el Ébola, el SARS, el VIH o el virus del Nilo Occidental han saltado de los animales a los humanos después de la destrucción masiva de diversidad biológica en todo el mundo. Este es uno de los servicios ecosistémicos que se pierden cuando la biodiversidad desaparece. Es parte del alto precio que estamos pagando cada vez que debilitamos la salud del planeta. Ante este panorama inquietante, la comunidad científica alerta: actualmente un millón de especies se encuentran amenazadas. De ellas, aprox. 5.200 son animales en peligro de extinción, según los últimos datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Tan solo en el grupo de los vertebrados está documentada la pérdida de 340 especies desde el año 1600, mientras 280 no han vuelto a avistarse en la naturaleza o solo se pueden encontrar en los zoológicos. En total, más de 600 especies de vertebrados han desaparecido o están amenazadas de muerte en el último siglo a causa de la actividad humana.

Vivimos la llamada Sexta Gran Extinción. A escala mundial, la tasa de desaparición de especies supera entre cien y mil veces la tasa de aparición de nuevas especies. Dicho de otro modo, al ritmo actual, tendrían que pasar 10.000 sin los seres humanos para que se extinguieran naturalmente las especies que hemos exterminado en el último siglo.

La Península Ibérica forma parte de uno de los 25 puntos calientes de biodiversidad del Planeta. Andalucía es la región con más diversidad de especies, cuatro veces superior a la media española, y es la región más biodiversa de Europa, con más de 500 endemismos. Nuestra región acoge al 60 % de las especies terrestres de flora y fauna presentes en toda España y sobrevuelan nuestros cielos el 90 % de las especies de aves de la Península Ibérica. Un patrimonio natural que hay que conocer, valorar y proteger porque aporta un beneficio incalculable para el ser humano. El último informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos recoge que el 90 % de las especies de plantas con flor dependen de la polinización animal, principalmente insectos y dos terceras partes de los cultivos agrícolas del mundo dependen de ella. Su disminución empieza a ser alarmante y ya se habla de crisis provocada por el uso de plaguicidas, muchos de los cuales se están tratando de prohibir en campañas ciudadanas e iniciativas al Parlamento Europeo.

Con esta exposición de Ecologistas en Acción pretendemos aportar los datos suficientes para que sus visitantes reflexionen, tomen conciencia del problema, asuman sus responsabilidades e insten a los responsables públicos a cumplir esos compromisos firmados. Creemos necesario que esta nueva estrategia nos conduzca hacia un cambio profundo en nuestro modus vivendi y en los modelos económicos y sociales. Es necesario «ecologizar» los medios urbanos, dignificar la agricultura y reducir su impacto, apostar por energías renovables, proteger los ecosistemas más biodiversos (los acuáticos, dulceacuícolas y marinos) y, por supuesto, luchar contra el cambio climático a todos los niveles, individuales y colectivos. Ecologistas en Acción volcará sus esfuerzos en lograr que la conservación de la biodiversidad sea una prioridad para las administraciones públicas y para la mayoría de la sociedad.

Talleres en el Bosque de la Salud «El calendario de la Península prerromana: La PRIMAVERA»

Talleres en el Bosque de la Salud
«El calendario de la Península prerromana: La PRIMAVERA»

+ Visita al Bosque de la Salud, un proyecto de permacultura con plantas medicinales.

Día: Domingo, 21 de marzo de 2021.

Lugar: Parque San Jerónimo (Sevilla).

Hora: Se crearan turnos cada 30 minutos a partir de las 11:00 h.

Se respetaran todas las medidas contra la COVID-19

Info e Inscripción: infolaotramirada1@gmail.com

Culmina con éxito de participación las jornadas de reforestación en Isla de Tercia

Ecologistas en Acción ha organizado una tanda de 4 actuaciones de caracter medioambiental en Isla de Tercia durante los últimos fines de semana que han concluido con un buen nivel de participación.

Reforestaciones participativas, limpieza de la zona, construcción de cajas nido y su colocación han sido las actividaes que durante 4 fines de semana se han llevado a cabo en esta zona de propiedad pública.

Más de 500 plantones de especies autóctonas como lentiscos, acebuches, retamas, algarrobos, durillos, granados y pinos se han plantado en los montículos de la Isla de Tercia (Santiponce), montículos que se formaron como acopios de la extracción de tierras que se efectuó en los años 80 para la construcción de la corta de la Cartuja como preparativo de los espacios que dieron lugar a los terrenos de la expo.

Han participado en estas plantaciones más de 100 personas voluntarias que han dedicado su tiempo y esfuerzo en mejorar las situación de unos terrenos públicos que se convertirán, cuando crezca lo plantado, en un pulmón verde del área metropolitana de Sevilla, incrementando la fijación de CO2, la producción de oxígeno, fijando los suelos y creando hábitats favorables para el establecimiento de plantas y animales.

Las actividades complementarias de limpieza y colocación de cajas nido hacen de Isla de Tercia un espacio ambientalmente más amable, favoreciendose que especies de aves como diversos pajarillos y aves nocturnas encuentren acomodo en estas cajas para sacar adelante a sus crías, generando beneficios directos sobre las zonas agrícolas colindantes al controlar insectos y roedores que pueden convertirse en plagas si se produce un aumento excesivo de sus poblaciones.

Agradecemos a las más 150 voluntarias que han pasada por la isla estos días su esfuerzo y dedicación y al colectivo de Cajas Nido de Sevilla que se hayan ofrecido a dar el taller de construcción y colocación de cajas nido.

Solicitamos a la administración que sea corresponsable con estos esfuerzos de la ciudadanía y facilite los recursos materiales y la vigilancia necesarios para que los trabajos desarrollados puedan dar su fruto.

Ecologistas en Acción cumple 10 años en su programa ganadero en la capital hispalense

Ecologistas en Acción presenta un vídeo para visibilizar el programa ganadero tras 10 años cosechando éxitos.
Ecologistas en Acción sigue apostando por la incorporación de la ganadería a los huertos sociales.
Estas líneas de trabajo se desarrollan en el Centro de Ecología Social Germinal del parque de San Jerónimo, en la provincia de Sevilla. Diez años apostando por la incorporación de la ganadería a los programas de huertos en agricultura ecológica, con el objetivo de recuperar los residuos para su transformación en recursos.
Basura orgánica, restos de cosecha, podas e hierbas de las huertas alimentan a las gallinas, ovejas cabras y ocas del programa ganadero. Los animales convierten estos residuos en huevos y abonos orgánicos que nutren a su vez a las huertas, aprovechando residuos que de otra forma acabarían en el vertedero, ocasionando graves problemas ambientales. A esto lo llamamos Economía Circular.
Y todo ello en un entorno urbano, en un parque público, que permite el acercamiento de la población, en especial de la más joven, a animales que sólo han visto en la tele. Son muchas las familias que han integrado en su rutina ir al parque para ver a los animales, y de paso llevarles los restos orgánicos de su casa para alimentarlos.
El vídeo nos muestra la interacción de las paseantes con los animales observándolos o dándoles de comer. Aprovechamos ese atractivo para explicar, mediante cartelería, el porqué de su estancia en el parque, lo que aportan y la importancia de su mantenimiento. Queremos destacar la conservación de razas en peligro de extinción, como la oveja Churra Lebrijana, de la que quedan muy pocos ejemplares.
Tenemos que romper las barreras de lo urbano y lo rural. Es necesario urbanizar el medio rural mediante la incorporación de servicios sociales que fijan población pero, a la vez, ruralizar la ciudad mediante la recuperación de las prácticas de pueblo que han demostrado su sostenibilidad y que son fácilmente incorporables a la urbe.
Las prácticas del mundo rural se mueven en un equilibrio necesario para la naturaleza. Las plantas de la huerta necesitan el estiércol procedente de animales como ovejas, cabras, gallinas o gansos. Es necesario para el correcto desarrollo de la plata y para dar fruto en su tiempo. Si esto no es posible, la tierra y sus plantas necesitan suplementos artificiales. Necesitan alimento de laboratorio: sustratos, fertilizantes, nutrientes de todo tipo, etc. Esto no es natural. Nuestro planeta es complejo y necesita «reciclar» la «mierda» de todos los seres vivos para continuar. Un planeta donde sólo cuidamos plantas, es un planeta incompleto.  Es un planeta muerto. Un planeta sin equilibrio, es un planeta sin vida.
Un planeta vivo tiene una parte en agricultura, asociado a ganadería. Un planeta vivo tiene cerca la producción de alimento. La producción de alimento es producción de vida. Defiende tu comida. No es difícil. Es necesario.
#NoEsDificilEsNecesario #GanaderiaUrbana #AgroecologiaUrbana #ComidaDeCiudad #

El Día Mundial de la Vida Silvestre aúna colectivos naturalistas y concentra actividades en defensa de la biodiversidad en Sevilla

El próximo miércoles 3 de marzo, en ocasión del Día Mundial de la Vida Silvestre, sociedades científicas, colectivos naturalistas, asociaciones conservacionistas y ecologistas se unen en defensa de varios espacios únicos por sus características en la periferia de Sevilla. Talleres de cajas-nido, reforestaciones y colocación de refugios para la fauna son algunas de las actividades programadas. La propuesta nace fruto de la necesidad de fomentar la biodiversidad a través de espacios para la vida silvestre y corredores estratégicos que unen las zonas verdes de la ciudad. [Fotos]

Cuando se cumple un año de la llegada del SARS-CoV-2 que ha cambiado por completo nuestras vidas, las conclusiones científicas sobre su relación con el cambio global son abrumadoras. Según María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, el 70% de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación. Virus como el ébola, el SARS, el VIH o el virus del Nilo Occidental han saltado de los animales a los humanos después de la destrucción masiva de bosques y selvas en todo el mundo. Este es uno de los servicios ecosistémicos que se pierden cuando la biodiversidad desaparece. Es parte del alto precio que estamos pagando por la explotación de la naturaleza, literalmente. Tratar al planeta únicamente como una mina ilimitada de recursos, en lugar de como una arquitectura biológica de la que formamos parte, hace que actualmente la humanidad consuma una cantidad de recursos equivalente a 1,7 veces la superficie de la Tierra. Con esta tendencia, en 2030 necesitaremos los recursos de dos planetas enteros.

El modelo de crecimiento urbano experimentado, especialmente en las ciudades, ha sido una máquina voraz que ha acabado con la masa forestal, expulsando la biodiversidad a las afueras. No obstante, aún se conservan lugares donde, a pesar de todo, la vida silvestre se expresa. Lugares aparentemente dispares como el parque del Tamarguillo, en Sevilla Este, las márgenes del río Guadalquivir o Isla de Tercia, guardan en común una asociación ancestral con al agua a través de su dimensión más ecológica. Por esta razón en ciudades como Sevilla, los espacios con mayor potencial y biodiversidad se encuentran asociados a los cauces fluviales y zonas húmedas, probablemente los ecosistemas terrestres más ricos del planeta. Desde un punto de vista biológico, aunque ocupan tan solo el 1% de la superficie del planeta y una milésima parte del agua total, concentran el 10% de las especies conocidas y casi el 40 % de los vertebrados a nivel global. No es de extrañar que el grupo de vertebrados más amenazados del mundo sean los anfibios.

Con la premisa de conservar uno de estos espacios, distintos colectivos naturalistas de la ciudad, como el Grupo de Cajas-Nido de Sevilla, Torreblanca Verde o Ecourbe, apoyado por sociedades científicas como SEO BirdLife y la federación de Ecologistas en Acción, están uniendo sus esfuerzos para recuperar un lugar estratégico en Sevilla. Este que mejoraría la conectividad ecológica. Jesús Díaz participa en esta iniciativa para poner en valor espacios naturales desprotegidos. Aunque originalmente en su diseño, el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca contaba con un proyecto de conexión mediante corredores verdes sobre el canal Ranillas y la calle Carlinga, la realidad parece ser que, a día de hoy, el área con mayor potencial se encuentra excluida, justamente entre el parque del arroyo Tamarguillo y Torreblanca. Según Jesús Díaz, coordinador de la actividad, se trata de uno de los espacios mejor conservados para la vida silvestre de la ciudad. “Las riberas y los cauces de arroyos y ríos están en la memoria genética del paisaje. El agua que recoge la gran extensión del mercadillo de los domingos, junto a una antigua masa forestal, unida a los espacios abiertos remanentes de la bolsa de suelo aún sin edificar, han posibilitado la aparición de una variada fauna silvestre que aprovecha los pocos reductos que el crecimiento urbanístico les permite”.

El lugar se ha convertido naturalmente en un sitio reproductivo de especies de macroinvertebrados acuáticos y anfibios, que sirven de alimento a aves, como cigüeñuelas, garzas y moritos, y que, en definitiva, sostienen al resto de la cadena alimentaria. Por esta razón, con el apoyo de la Universidad de Sevilla se han propuesto estudiar esas lagunas temporales y caracterizarlas ecológicamente en función de la ordenación del territorio de la zona este del área metropolitana. Gracias a este proyecto, se podrá muestrear la fauna de las lagunas temporales y limpiar la basura de estas áreas de importancia notable para la biodiversidad, promoviendo actividades de educación ambiental, sensibilización y participación ciudadana abiertas al público en general, incluido el anillamiento científico de aves.

No son las primeras en advertir de su importancia. En el pasado, otras asociaciones como la Movida Pro-Parque Tamarguillo o OKPlanet Sevilla realizaron tareas de limpieza, una encomiable labor, máxime teniendo en cuenta que la zona se está convirtiendo en un vertedero ilegal ante la ineficacia de la vigilancia de Parques y Jardines, advierte Jesús Díaz. Según sus palabras: “El problema más grave es que el deterioro ambiental continúa, por un lado, a causa del sobrepastoreo y, por otro, debido al mercadillo y a la aparición de escombreras: un auténtico vertedero incontrolado de residuos sólidos urbanos”.

No es este el único espacio en el que la fragmentación de los hábitats, una de las causas principales de la pérdida de biodiversidad, ha alterado las poblaciones naturales. En esta línea de trabajo se encuentra el proyecto ‘Libera, naturaleza sin basura’ de la asociación para la conservación del medio ambiente urbano “Ecourbe” que ha sido elegida entre un centenar de proyectos presentados en toda España para mejorar la calidad ambiental de espacios naturales desprotegidos. El proyecto, en marcha desde 2018, está amadrinando espacios naturales de la periferia de la ciudad como el Parque urbano “Vega de Triana” o este que nos ocupa en Sevilla Este.

“Los corredores verdes no suelen hacerse pensando en las especies más sensibles y amenazadas, especialmente en ambientes urbanos. La financiación debería venir de la ejecución de los sistemas generales del PGOU y la adquisición de terrenos para el estándar europeo de espacios libres y zonas verdes. Una zona verde es algo más que césped artificial, como viene siendo cada vez más común. A este paso tendremos que cambiar el nombre del Área de Parques y Jardines por el de Alfombras y Adoquines” bromea.

Semana contra la pobreza energética

Ecologistas en Acción denuncia la lacra de la pobreza energética, que todavía afecta a más de cinco millones de personas en España a causa de los sucesivos incrementos en las tarifas de luz y gas, y el empobrecimiento de amplios sectores de la población debido a la crisis económica.

La energía es un bien común esencial y debe gestionarse con las obligaciones de servicio público que ello conlleva, como ya reconocía en el año 2013 el Comité Económico y Social Europeo en su dictamen sobre pobreza energética en Europa.

La semana de la lucha contra la pobreza energética, conmemora la tercera y última (del 17 al 23 de febrero) de las extraordinarias oleadas de frío que recorrieron Europa en febrero de 1956. Durante ese mes, Europa soportó unas heladas excepcionales y un frío intenso durante casi un mes, completando el invierno más duro en Europa y España desde que existen registros.

Jornadas. Limpieza y reforestación en la Isla de Tercia.

Fechas: Domingo, 21 de febrero de 2021. 10:30 a 13:00 h.

Sábado, 27 de febrero de 2021. 10:30 h. a 13:00 h.

Domingo, 7 de marzo de 2021. 10:30 h. a 13:00 h.

Domingo, 14 de marzo de 2021. 10:30 h. a 13:00 h.

 

Programa 21

10:30 h. – 11:00 h. Presentación de los colectivos participantes en el proyecto Isla de Tercia, parque agroforestal.

11:00 h. – 12:00 h. Grupo 1. Batida de limpieza en la zona.

12:00 h. – 13:00 h. Grupo 1. Reforestación con árboles autóctonos: pinos, acebuches, alcornoques y encinas.

El grupo 2 realizará las mismas tareas en turnos alternos.

Si puedes, TRAE…

  • Tu propia herramienta (azada o palín).
  • Guantes.
  • Tutores de madera o bámbu. 1 metro mínimo.

Medidas de seguridad COVID-19

Con el fin de asegurar la seguridad de los participantes, obligatorio distancia de seguridad y uso de mascarillas.

Lugar de encuentro: Rotonda de RTVE (Radio Televisión Española) cerca de la entrada zona de cumpleaños del Parque del Alamillo.

Cómo llegar desde el Barrio de San Jerónimo.

Organiza: Ecologistas en Acción de la Ciudad de Sevilla.

Colabora: OK Planet

Rectificamos, el Carril-Bici en Avda. Dr. Fedriani va a ir por la calzada, como debe ser.

Ecologistas en Acción, después de analizar detenidamente el proyecto “in-situ”, ha verificado que el carril-bici va por la calzada, eliminando un carril para coches.

Efectivamente, el nuevo carril bici Avd. Dr. Fedriani en el tramo comprendido entre Doctor Marañón y Juventudes Musicales discurre en su mayor parte por la calzada actual, ocupando uno de los tres carriles de circulación rodada hasta el momento existentes, y será protegido del tráfico motorizado mediante un búfer de separación con bolardos.

En este sentido, Ecologistas en Acción valora positivamente el proyecto del nuevo carril bici que conecta la zona de la Macarena (desde el hospital) con el barrio de San Jerónimo y el Distrito Norte de Sevilla, hasta el límite del término municipal con la carretera de La Algaba (A-8006), por lo que elogiamos el esfuerzo de la Oficina de la Bicicleta por su compromiso con las actuaciones en el diseño y construcción de los nuevos carriles bicis, adoptando criterios más sostenibles como es el que su construcción se haga a costa de los espacios dedicados al coche y no a los del peatón.

Por último, Ecologistas en Acción insiste, el problema viene de una mala gestión del arbolado urbano debido a podas inadecuadas y a destiempo y que aunque se sustituyan por arbolitos, se tardará mucho en recuperar los servicios ambientales aportados por árboles de buen porte como los talados, por lo que exigimos incluir en los proyectos de reforma de la vía pública, diseños que permitan  aumentar el número de árboles para éste y para buena parte del viario de la ciudad si se quiere ser consecuente con la situación de emergencia climática en la que nos encontramos.

Duda del mal estado de los 9 árboles talados en la Avd. Dr. Fedriani

Una vez más el Ayuntamiento de Sevilla elimina árboles sin justificación clara.

Ecologista en Acción duda del mal estado de los 9 árboles talados en la Avd. Dr. Fedriani.

Ecologistas en Acción no va consentir la eliminación de árboles sanos o que sean recuperables por las obras del nuevo carril bici y de reordenación de la avenida Doctor Fedriani en el tramo comprendido entre Doctor Marañón y Juventudes Musicales.

Según las fichas de apeos de estos árboles, publicada por el propio Ayuntamiento, específica que “los ejemplares presentan una serie de defectos estructurales que comprometen severamente la estabilidad general de los árboles”. Ecologistas en Acción viene ya alertando desde hace años  que  las causas de que más de 2000 árboles de la ciudad estén enfermos y en malas condiciones es debido a las podas salvajes. En palabras de Eduardo Gutiérrez: “las actuaciones desproporcionadas sobre el arbolado urbano o realizadas en épocas nada propicias, socavan la salud e integridad de los árboles y terminan provocando daños por infecciones y estructurales, que en ocasiones son irreversibles. La mala praxis y la inadecuada selvicultura, principalmente las podas, realizadas a lo largo de los años, acortan, por un lado, su vida útil; y por otro, incrementan el peligro de accidentes por caída de ramas. Las escamondas radicales a destiempo, cortes no verticales, generando acumulación de agua en la rama cortada, con su posterior riesgo de pudrición, etc. son la puerta de entrada de patógenos que minan el árbol y acaban debilitándolo, hasta que es incapaz de soportar su ramificación.

Pero en este caso, Ecologistas cree que la tala de estos árboles se debe a otro motivo y es que molestan en la ubicación del nuevo carril bici. No se entiende como en plena presentación del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Sevilla (PMUS), donde se recoge claramente en el documento Estratégico “el excesivo peso y dependencia que el vehículo privado supone en la ciudad de Sevilla, donde a fecha de hoy más de un 73% de las emisiones proviene del vehículo privado motorizado, causante además de la contaminación atmosférica y acústica”. En este sentido, uno de los objetivos principales reconocido en el PMUS es “reducir de forma drástica la participación del vehículo privado en favor del transporte público y de los modos blandos (bicicleta y a pie), recuperando el espacio público para las personas”.

Además, las funciones de los árboles se basan en la reducción de la temperatura ambiental, la captación del CO2 y la disminución de los niveles de contaminación atmosférica. Funciones trascendental en una ciudad como Sevilla, donde los niveles de contaminación son altos y se esperan un aumento de las ya elevadas temperaturas estivales en los próximos años por culpa del cambio climático.

Por esto motivo, Ecologistas no ve coherente la actuación del Ayuntamiento con los objetivos que se propone desde el PMUS, que obligaría a conservar los árboles trasladando el carril a la calzada, eliminando un carril para los coches y aumentando espacio peatonal, en vez de la eliminación de los árboles. La reducción del tráfico en esta zona será agradecida por todos, tanto por las/os vecinas/os como por los usuarios del Hospital Virgen Macarena, ya que se disminuiría la contaminación atmosférica y acústica.

Por último, Ecologistas en Acción estará vigilante y exigirá al Ayuntamiento la ejecución del proyecto, a lo que se refiere, plantación de los nuevos ejemplares de árboles, para evitar los efectos del cambio climático y reducción de la contaminación, recordando que no es suficiente ya que los servicios ambientales de árboles maduros de gran porte, como los talados, costará años que los nuevos ejemplares plantados puedan recuperar.